MANEJO DEFENSIVO

 ¿Ha escuchado la frase: “no hay mejor defensa que un buen ataque”?. Con ello me refiero a “LA ANTICIPACION”, estar atento y preever cualquier riesgo.

El manejo defensivo es adelantarse a los movimientos de otros conductores, a las condiciones del camino, del clima y a no sufrir descomposturas, fallas, o mal funcionamiento de los sistemas del vehículo que tripulamos.

Conducir un vehículo es un riesgo, sobre todo en las condiciones de saturación del tránsito de nuestra ciudad.

Partiendo del hecho de que conduces un auto, tu auto, a continuación te presentamos una guía básica de términos y conocimientos teóricos. Recuerda: “No hay nada más práctico, que una buena teoría”.

Lea con atención este artículo, vea los diagramas, aprenda la terminología y llévelo a la práctica diaria. Le garantizo que jamás tendrá un percance grave.

 DIEZ REGLAS BASICAS

  1. Respetar las reglas de tránsito. (lee el reglamento, no seas “intuitivo”)
  2. Utilizar siempre el cinturón de seguridad
  3. Llevar a los menores de 12 años siempre en el asiento trasero del coche y, dependiendo de la edad, el peso y el tamaño, usa las sillas específicas para niños.
  4. Sentarse correctamente, acomodar el asiento y espejos retrovisores.
  5. No ingerir bebidas alcohólicas antes de conducir y descansar bien antes de un viaje largo. No conducir si se está tomando algún fármaco que pueda provocar somnolencia. Si tiene síntomas de sueño o cansancio excesivo, deténgase.
  6. De noche, transite con las luces bajas, y no sólo las altas. La función de las luces no es únicamente ver el camino, sino también que los demás lo vean con mayor facilidad.
  7. Mantente ATENTO al desarrollo del tránsito lo más adelante posible para poder anticipar la maniobra o frenada.
  8. Antes de cambiar de carril o doblar, verificar por los espejos retrovisores la presencia de otros vehículos, avisando siempre la maniobra con las direccionales.
  9. Reducir la velocidad y prestar más atención a superficies con menor adherencia (mojado, lodo, granizo, nieve, arena, etc.) y en zonas con poca visibilidad (niebla o humo).
  10. Tratar de imaginar cualquier imprevisto, anticipar la maniobra puede evitar accidentes fatales. Preste atención al tránsito permanentemente.

  LA POSICION DE MANEJO

Para una conducción segura es imprescindible tener una correcta posición ante los controles del automóvil. La posición de manejo ideal es la siguiente:

  Sus brazos extendidos deben tocar el acrílico transparente del tablero (a través del volante) con las palmas extendidas; Al tomar el volante deben quedar ligeramente flexionados, formando un ángulo de 130 ó 140 grados.
  Sus piernas estiradas, deben tocar el fondo del auto (detrás de los pedales), ligeramente flexionadas deben permitir a un apoyo correcto al accionar los pedales.
  Espalda apoyada en todo el respaldo, permitiendo que los bordes del asiento ejerzan una correcta sujeción;
  La inclinación del respaldo debe ser lo más vertical posible (al estilo de los pilotos de rally), permitiendo un correcto apoyo de la espalda y una distancia a la cabecera no mayor a 9 cm;
  La distancia a los controles debe ser aquélla que permita girar el volante y accionar la palanca de cambios (hasta la mas lejana 5ta o reversa) sin despegar la espalda del respaldo. Debe poder apoyar la muñeca en la parte superior del aro del volante;
  Las piernas nunca deben tocar el volante.
  El cinturón de seguridad debe atravesar la clavícula aproximadamente por el medio, es decir ni muy cerca del hombro ni tocando el cuello;
  Una vez que encontró la posición correcta y cómoda, ajuste los espejos retrovisores.
 

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Lea y atienda las indicaciones del Manual del Usuario de su auto. (ahí dice, entre otras muchas cosas: El peso máximo que puede llevar con seguridad, la presión de sus neumáticos en ciudad y en carretera; como cambiar una llanta, cuando sustituir sus frenos, los líquidos de lubricación, etc.).
  • Antes de conducir un vehículo que no se conoce, verifique cómo se accionan las luces, los limpiaparabrisas, las direccionales y las intermitentes, por cualquier emergencia.
  • Al poner en marcha el vehículo, no lo caliente detenido ya que de esa manera sólo toma temperatura el motor. Inicie la marcha inmediatamente de manera suave y lenta por una cuadras, para que calienten de manera pareja el motor, la caja, el tren motriz y demás elementos mecánicos.
  • Verifique periódicamente el nivel de líquidos (refrigerante, aceite, lavaparabrisas, frenos, batería, etc.).
  • Controle al menos una vez al mes la presión de las llantas. Recuerde que ello debe hacerse con las llantas FRIAS, esto es que hayan circulado como máximo 3 kilómetros a un ritmo lento. El aumento de temperatura del neumático aumenta la presión, y ello puede llevar a reducirla sin necesidad. Utilice la presión indicada por el fabricante.
  • Todas las luces deben funcionar correctamente. Además, alta y baja deben estar correctamente alineados para no deslumbrar y tener buena visibilidad.
  • Tenga en cuenta que la velocidad máxima no es sólo la que indican las reglamentaciones de tránsito. En términos generales, la velocidad máxima es la que permite mantener el Dominio Pleno del Movimiento del Vehículo en todas las circunstancias. (algunos puristas clásicos se refieren a esto como: “navegabilidad”).

 AL VOLANTE

Una vez que estamos correctamente ubicados y con el cinturón de seguridad colocado, podemos iniciar la marcha.

Al estar en movimiento, debes llevar la mayor cantidad del tiempo posible las dos manos sobre el volante. Para saber la manera de tomar el volante, vamos a describirlo como el cuadrante de un reloj:

La posición inicial y para circular derecho debe ser tomando el volante a las 9 y 3.

Para girar hacia la derecha, el procedimiento es pasar la mano derecha hacia la izquierda (de 3 a 9)  dejando la mano izquierda en las 9. Jalar hacia la derecha y abajo con la mano derecha, dejando deslizar el aro del volante por la mano izquierda, completar el giro con la izquierda si es necesario y enderezar invirtiendo la maniobra; mano izquierda a la derecha  hasta la posición inicial.

Ve éste vidéo para que te quede clarísimo:  VIDEO

 LA IMPORTANCIA DE LOS NEUMATICOS

Hay que tener en cuenta que el automóvil que por si sólo (sin considerar los pasajeros) cuenta con un peso superior a los 1,000 kg, y que únicamente se encuentra apoyado al piso en cuatro puntos de contacto de pequeña superficie. Por ello es fundamental tener los neumáticos en buen estado y con la presión adecuada, para evitar el desgaste, el “acua-planeo”, disminuir los derrapes y hasta las ponchaduras.

La adherencia del auto depende del estado y calidad del caucho (cuanto más duro tiene menos adherencia pero más duración) y del estado y calidad del piso. Estas circunstancias varían severamente el comportamiento del rodado, pudiendo generarse peligrosas pérdidas de adherencia o alargamiento en las distancias de frenado.

En todos los casos, hay que adecuar el ritmo de marcha a esas circunstancias, y tratar de prever los inconvenientes para anticipar la maniobra.

 

ACUA-PLANEO               

Una de las situaciones más difíciles de afrontar es el “acua-planeo”, (hacer “patitos” con el coche sobre un charco) que se produce cuando el neumático pierde el contacto con el piso porque una capa de agua se interpone entre ambos, esto es, las ruedas flotan, “planean”, en la superficie del agua. En la mayoría de los casos de “acua-planeo” se pierde el control del vehículo, debe evitar cualquier maniobra brusca y esperar que el auto recupere el contacto con el piso.

Si el agua involucra las cuatro ruedas circulando derecho hay que desacelerar y sostener el volante con firmeza, volviendo a acelerar una vez que se vuelve a tomar adherencia.

Si en cambio el “planeo” sólo se produce de un lado del vehículo, éste tenderá a girar hacia el lado que tomó contacto con el agua sacando al coche de la trayectoria. En este caso debe tomarse firmemente el volante, si es necesario girando suavemente hacia el otro lado para recuperar direccionalidad. En ningún caso debe frenarse hasta tanto se tenga una adherencia razonable.

En caso de que se pierda el control en curva, reducir inmediatamente la velocidad sin frenar pero desacelerando,  hasta que se vuelva a tomar contacto con el piso, evitando toda maniobra brusca.

LAS FUERZAS: Subvirancia y Sobrevirancia

Además de los neumáticos y el piso, el comportamiento del vehículo responde a muchos factores, entre ellos la fuerza de inercia y la fuerza centrífuga. Se trata de fuerzas longitudinales y transversales que producen transferencias de carga y pueden ocasionar la pérdida de adherencia del auto, (es el “jalón” que sentimos en dirección contraria al giro de una curva).

Como ya dijimos, los automóviles tienen un peso considerable que se encuentra repartido entre los dos ejes, siendo ideal un 50% sobre cada tren. Sin embargo, son pocos los autos que logran esta proporción, la mayoría son de la tracción delantera, es normal que el 60% del peso o más se aplique sobre el tren delantero.

Ahora bien, cuando aceleramos o desaceleramos las fuerzas longitudinales y transversales producen transferencias de carga entre ambos trenes rodantes. Al acelerar el peso (la fuerza) es mayor en el eje trasero, al frenar se aplica al eje delantero y al tomar una curva se aplica en las dos llantas exteriores al giro de la curva.

Esta transferencia de pesos es soportada por los elementos de suspensión y los neumáticos, pudiendo verse excedido el límite de adherencia de los mismos.

Si la pérdida de adherencia se produce en el tren delantero, tenemos “cabeceo” (“subvirancia”). Si en cambio se produce en el trasero, hablamos de “coléo” (“sobrevirancia”).

En el cabeceo, el auto no gira lo que debiera en relación a la dirección de las ruedas. En el coléo, las ruedas traseras tienden a salirse hacia el lado externo de la curva, y la trompa apunta hacia el lado interno, girando el coche más de lo requerido por el “tren de dirección” (las ruedas delanteras).

El cabeceo es más común en los autos con tracción delantera y el coléo en los de tracción trasera, depende del cual es el extremo más pesado (ojo si excede la carga en la cajuela tienes un sobrepeso trasero).

La maniobra de corrección del cabeceo es dejar de acelerar (ojo no frenar). Nunca corregir el cabeceo doblando aún más la dirección ya que no tiene sentido seguir exigiendo a las ruedas delanteras.

El coléo se corrige básicamente con el “contravolante”, que consiste en girar el volante en sentido contrario hacia el que va dirigida la trompa. Si conducimos un tracción trasera, hay que reducir suavemente la presión sobre el pedal del acelerador (nunca hacerlo bruscamente, ni frenar,  porque puede terminarse en trompo). Si manejamos un tracción delantera, se puede acelerar mientras se efectúa el contravolante, ya que las ruedas delanteras “tirarán” de la trompa para facilitar que el auto corrija la posición.

                        LAS CURVAS

Este tema lo vamos a tratar desde dos puntos de vista, el de la trayectoria “segura” y el de la trayectoria “ideal”.

Siempre hay que mirar más allá de la trompa del propio vehículo, anticipando los obstáculos o las dificultades que se nos pueden presentar.

Toda curva tiene un punto de ingreso, un punto de equilibrio  y un punto de salida. La ubicación del punto de ingreso coincide con el inicio de la curva, el de salida con el fin de la misma, y el punto de equilibrio puede variar según se trate de un manejo “defensivo o seguro” o de un manejo “ideal”.

El punto de equilibrio seguro se encuentra adelante del punto de equilibrio ideal. De acuerdo a los distintos tipos de curva, la ubicación de los puntos es la siguiente:

Curvas de 90°: El punto de equilibrio ideal se encuentra exactamente a mitad de la curva, mientras que el seguro está más adelante y se caracteriza por un radio de giro más estrecho al ingreso y más amplio a la salida del giro, permitiendo un panorama más amplio de la curva y permitiendo una aceleración prácticamente en línea recta a la salida.

Curvas de 180° (curva amplia). La trayectoria ideal es la misma que en las curvas de 90°, es decir con el punto de equilibrio está en el medio de la trayectoria. El punto seguro aquí se encuentra aún más adelante que en la curva anterior.

Curvas en S: En este caso es siempre aconsejable utilizar el punto de equilibrio seguro en ambos giros, esto es, un giro mas cerrado en la entrada a la primera curva y una trayectoria mas recta en la segunda.

En todos los casos, hay que “leer” la forma de la curva lo antes posible, viendo donde comienza y -de ser posible- donde termina, para elegir el radio de giro más seguro.

 FRENADA

Frenar no es sólo pisar el pedal; es estar consiente de la velocidad, el peso del vehículo y la distancia. Si vas tu solo en el coche a 60 km/h necesitas mucha menos distancia de frenado que con 5 pasajeros adultos a 100 km/h.

Si le agregas factores adicionales como: el estado de tus llantas (me refiero a los neumáticos del coche, no a tu figura), las condiciones del asfalto (mojado, muy caliente, ondulado, roto ó con arena suelta) y al sistema de frenado de tu auto (frenos de disco, de tambor, con ABS, con booster, etc.).

¿Difícil?, no tanto, pero manejar es una responsabilidad de conductores adultos y si antes de arrancar tu auto te tomas un momento a repasar esos puntos: ¿Cuántas persona van en el vehículo?, ¿hace cuanto no checo el dibujo y la presión de mis neumáticos?, ¿Cómo están las condiciones del camino que tomaré?, ¿llevo prisa?. 

Como primera medida, jamás apriete el pedal del “clutch” al frenar, (se pronuncia: “cloch”, ése tercer pedal a la izquierda del freno; el embrague púes), necesitas que la fuerza que ejerce el motor ayude a retardar el bloqueo de las ruedas de tracción. No importa que una vez detenido se detenga el motor.

El tiempo medio de reacción entre que se detecta la necesidad de frenar y el apoyo del pie en el pedal del freno es de aproximadamente 7/10 seg. (siete décimas de segundo ).

Circulando a 100 km/h, se recorren casi 28 metros por segundo, entre que se advierte la necesidad de frenar y se comienza la frenada recorrerá casi 19 metros; te quedan 9 metros para detener el auto.

Esto nos lleva a señalar e insistir en mantener la distancia respecto del vehículo que circula delante de nosotros.

Importante: En caso de emergencia hay que aprovechar siempre el primer momento de la frenada, ya que es el instante de más adherencia porque el auto viene mejor apoyado, con un reparto de peso equitativo entre ambos ejes. Una vez iniciada la frenada, gran parte de la carga se transfiere al tren delantero, provocando una exigencia sobre los neumáticos que, en ocasiones, sobrepasa el límite de adherencia y provoca el bloqueo (derrape).

Frenada sin ABS: En este caso, superado el límite de adherencia de alguno o todos los neumáticos, se puede producir un bloqueo (las ruedas se detienen en el “amarrón”, derrapan, se calientan al instante y derriten el caucho, -por ello las marcas negras en el piso, el humo y el olor a hule quemado-), su peor consecuencia es que el conductor pierde el dominio del rodado. Hay que tener en cuenta también que el frenado con las ruedas bloqueadas alarga las distancias de detención, en general por las condiciones del suelo. Ahora bien, ante el bloqueo de las ruedas lo ideal es disminuir levemente la presión de frenado hasta que las mismas vuelvan a girar, pudiendo aumentarse nuevamente la presión sobre el pedal. De esta manera se evita la pérdida de control y se pueden esquivar obstáculos.

Frenada con ABS: En este supuesto, el conductor debe limitarse a presionar con toda su fuerza el pedal del freno y la electrónica se hace cargo de evitar el bloqueo, entonces puedes mover el volante eso puede darte la opción de esquivar el obstáculo. Este sistema disminuye la distancia de frenado y mantiene la función del sistema de dirección del vehículo.

Sea prudente, use el cinturón de seguridad y respete las normas de tránsito el vehículo más moderno y mejor equipado de nada sirve si  maneja imprudentemente:

About these ads
Esta entrada fue publicada en Seguridad Vial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s